Cierres de bares en España: estos son los motivos

0
94
cierre de bares en España
Bar 'La Bodeguita' chapado

Peligra la existencia del bar de toda la vida, ese tradicional que ha llegado incluso a pasar por varias generaciones para mantenerse abierto al servicio de los clientes más fieles. Según unas estadísticas oficiales de la patronal de Hostelería de nuestro país, cada año se producen 2.400 cierres de bares en España. Una media que se lleva manteniendo desde el año 2010 y que acumula un total escandaloso de negocios familiares que se ven obligados a bajar la persiana. Las razones pueden ser numerosas e incluso muy distintas en cada caso particular, pero sí existen dos comunes que están provocando la huida del público de esos establecimientos tradicionales. Eso sí, no toda la esperanza está perdida. A continuación contamos por qué.

¿Dejaremos de ser el país con más bares?

Las cifras preocupan al sector hostelero, que está viendo cómo el cierre de bares en España se centra, especialmente, en barrios periféricos de las ciudades y en pequeños pueblos. En estas últimas zonas, la despoblación que sufren las localidades más rurales tiene muy mermado a este u otros negocios tradicionales. Sin embargo, también en las grandes urbes muchos establecimientos para desayunar, almorzar, comer o cenar están chapando. Por ello, el total de bares cerrados asciende ya a los 19.300 desde el año 2010 hasta el 2018. El dato positivo lo aporta el volumen de ventas, que sí se ha incrementado en un 7 %. 

Pero, ¿cuáles son los motivos de tanto fracaso en estos negocios? Dos alternativas que están ganándole la partida al bar de siempre son tanto las franquicias -cada vez se expanden más- como los pedidos online a domicilio. Las ventajas que acompañan a estas opciones sustituyen, en muchos casos, a la visita habitual a los bares tradicionales.

Pero los cierres de bares en España también afectan los locales nocturnos y pubs porque hay “nuevos momentos de consumo”, explica el secretario general de CEHE, Emilio Gallego. A pesar de todo esto, nuestro país sigue siendo líder mundial en la cantidad de este tipo de establecimientos de hostelería: tenemos un bar por cada 255 habitantes. Un dato que alivia, en parte, las heridas que están ocasionando las preferencias de los actuales consumidores.