La “nueva” normalidad que nos cambiará la vida

Llegará el próximo 22 de junio y desde hoy, en la fase 1, se permiten reuniones de hasta 10 personas
0
79

Tomar una cerveza con los amigos, ir a cenar con tu pareja, o pasear por la ciudad sin horarios limitados. Llevamos más de 50 días sin poder hacerlos. Estos planes nos hacían felices y no nos habíamos dado cuenta. El maldito virus se encargó de arrebatarnos toda la vida social de antes. Pero hoy, 11 de Mayo, ya se podrá. La mayoría de territorios han entrado en Fase 1, excepto Madrid, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Comunidad Valenciana, Andalucía y la mayor parte de Cataluña, que se mantienen en la Fase 0. Nos encontramos en plena etapa de transición hacia la “nueva normalidad” que nos cambiará la vida.

Sí, ha oído bien la nueva normalidad, esa vida que todos deseamos pero tenemos que esperar hasta la última fase. Y no es un concurso en el que se pasa de ronda, es una desescalada en la que cada provincia va avanzando cada semana. La desescalada comenzó el pasado 4 de Mayo con todos los territorios en Fase 0, excepto La Gomera, El Hierro, La Graciosa y Formentera. La “Nueva” normalidad llegará el 22 de Junio cuando se pueda viajar entre provincias.

La “antigua” normalidad

Pero, antes nuestra vida no era normal, era arriesgada, rápida, sin franjas horarias,sin prohibiciones y con mucho estrés. Bendito estrés, como lo echamos de menos.

Esta velocidad es la que añoramos y no la rutina que nos ha apoderado durante toda la cuarentena. El coronavirus  ha desafiado a todos los ciudadanos con esta prueba tan dura ya que se pensaba que sólo se trataba de cuestión de 15 días, pero llevamos más de 50 días y posiblemente se alargue hasta finales de Junio. La población no soporta que le hayan arrebatado la “vida” de antes.

El tenista Rafa Nadal, icono del deporte internacional y abanderado nacional, mostró públicamente su opinión al respecto: “Quiero volver a la “antigua” normalidad y no la “nueva”. Al igual que el doce veces campeón de Roland Garros, muchos ciudadanos prefieren recuperar la esencia de la anterior normalidad donde no había normas ni limitaciones impuestas por el Gobierno. Mientras tanto, habrá que continuar con la responsabilidad social que se ha llevado a cabo para vencer a la COVID-19, aunque la “nueva” normalidad nos cambiará la vida.