¿Qué es la oniomanía? Definición, causas y soluciones

0
110
qué es la oniomanía

Del consumismo tradicional a esta presente era de las tecnologías, los hábitos del consumidor también se están viendo influenciados por las facilidades que brinda el comercio electrónico. En este contexto, si todavía no sabes qué es la oniomanía, aquí te lo vamos a explicar de forma muy sencilla y con un caso particular. Porque en la actual sociedad, esta adicción a las compras compulsivas en tiendas físicas se ha trasladado al ámbito más online. Ese que nos permite adquirir de manera rápida y cómoda cualquier producto en cualquier negocio e-commerce. Las grandes marcas se han subido al carro de las ventas por Internet pero también el pequeño comercio quiere aprovecharlo.

Ahora, los clientes ya no miran los escaparates o los stands, sino las páginas web desde sus smartphones, tablets u ordenadores. Pero, ¿cuáles son las razones para comprar tanto y qué soluciones hay para acabar con él? ¡Vamos a responder a todas estas cuestiones en el siguiente vídeo!

Sabemos qué es la oniomanía pero ¿a quién afecta más?

Según el psicólogo especializado en ansiedad, fobias y trastornos obsesivos, Jorge López Pérez Vallejo, esta obsesión por las compras podría afectar al 7 % de los españoles. Pero dentro de este porcentaje, el colectivo femenino es más propenso a caer en la tentación. Así lo concluye un estudio publicado en Global Conference on Business and Finance Proceedings del 2015. La actitud compulsiva se manifiesta más en mujeres que adquieren un producto que no necesitan realmente, algo que encaja con el concepto de qué es la oniomanía. Lo que cautiva a este público es la ropa, los zapatos y los complementos, mientras que a los hombres les atraen más los aparatos tecnológicos.

Cabe recordar también que no estamos ante un vicio, sino un trastorno psicológico que se centra en perfiles de compradores compulsivos que manifiestan unos rasgos. Esos que están relacionados con el estado de ánimo, la ansiedad, el abuso de sustancias e incluso los desórdenes alimenticios. Algunos estudios más antiguos revelan un vínculo hereditario en personas que padecen este problema.

El proceso habitual del ‘oniomaniaco’ pasa por estar muy motivado para adquirir de manera irresistible algún producto. Después, este acto se sucede repetidamente mientras el sujeto siente un placer constante y aliviador. En ocasiones, luego se arrepiente de la compra por el sentimiento de culpa (gastos desmesurados, por ejemplo) y esto puede conducirle a cuadros depresivos. Esto ya depende de cada caso.

Por último, dos tratamientos posibles (cognitivo-conductual y farmacológico) pueden abordar el trastorno para solucionarlo. Aunque algunas medidas son bastante obvias: el auto-control sin dejarse persuadir por la publicidad, así como esa capacidad para valorar si se necesita algo o no. Ahora ya sabes qué es la oniomanía. Puedes ponerle nombre a un problema que quizás se da más de lo habitual pero es desconocido.